Saltar al contenido principal

Ugandeses eligen a un presidente en comicios marcados por la violencia

Fila de espera para votar en Kampala, el 14 de enero de 2021
Fila de espera para votar en Kampala, el 14 de enero de 2021 YASUYOSHI CHIBA AFP
3 min
Anuncios

Kampala (AFP)

Los ugandeses votaban este jueves para elegir a un nuevo presidente, en unos comicios tensos, marcados por la violencia de la campaña electoral y en los que el joven diputado y cantante Bobi Wine desafía al presidente saliente Yoweri Museveni, que aspira a un sexto mandato tras 35 años en el poder.

Los 18 millones de electores de este país del este de África en el que tres cuartos de sus 44 millones de habitantes tienen menos de 30 años, votan este jueves entre dos generaciones.

Por un lado, Museveni, de 76 años, en el poder desde 1986, que parece el gran favorito. En África, solo Teodoro Obiang Nguema, en Guinea Ecuatorial, y Paul Biya, en Camerún, han pasado más tiempo que él en el poder sin interrupciones.

Por otro, Wine, de 38 años, que sacó provecho de su popularidad entre los jóvenes de las ciudades y se convirtió en su gran rival, dentro de una oposición dividida que presenta unos 10 candidatos frente al Movimiento de resistencia nacional (NRM), el hegemónico partido en el poder.

"Museveni es mi candidato", dice Ceria Makumbi, empresaria de 52 años, tras votar. "Porque da estabilidad al país y ha impulsado la educación primaria, la universidad gratuita, ha construido hospitales y carreteras".

- "Un cambio" -

Pero en la barriada de Kamwokya, donde Wine es muy popular, Joseph Nsuduga espera que haya una alternancia. "Durante años, los dirigentes de este país dijeron que garantizarían mi futuro pero no lo hicieron. Ahora quiero un cambio para mis hijos", dijo este chófer de 30 años.

Desde el martes las autoridades ugandesas suspendieron las redes sociales y los servicios de mensajería. El presidente saliente explicó que la medida era una respuesta al cierre en Facebook de varias cuentas vinculadas al poder y acusadas de influir, de manera engañosa, en el debate público.

La decisión del gobierno ugandés fue lamentada por la ONG Reporteros Sin Fronteras (RSF).

Esta decisión se produjo después de una campaña especialmente violenta y enturbiada por los arrestos, la violencia y la muerte de varias decenas de personas. En noviembre, 54 personas murieron a manos de la policía en los disturbios provocados por uno de los incontables arrestos de Bobi Wine.

Además, en los últimos tiempos, periodistas, críticos del gobierno y observadores también han tenido problemas para ejercer su trabajo normalmente en el país.

El gobierno, argumentando que establecía restricciones para contener la pandemia, prohibió también varios mítines de la oposición, mientras que Museveni gozaba de una amplia visibilidad mediática, gracias a su cargo.

"Sigo alentando a los ugandeses a ir a votar", pidió este jueves Wine, tras depositar su papeleta en una oficina electoral en la periferia de Kampala, la capital.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, mostró su "preocupación ante la violencia y la tensión que han precedido las votaciones y pidió a todas las partes que no recurran al odio, las intimidaciones y la violencia", dijo el miércoles su portavoz, Stéphane Dujarric.

gm-moh-np-rfo/md/fal/sba/bl/zm

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.