Saltar al contenido principal

Un magnate franco-israelí, ante un tribunal de Ginebra acusado de corrupción

El magnate franco-israelí de diamantes Beny Steinmetz está acusado de pagar millones de dólares en sobornos a funcionarios guineanos a cambio de derechos para extraer mineral de hierro
El magnate franco-israelí de diamantes Beny Steinmetz está acusado de pagar millones de dólares en sobornos a funcionarios guineanos a cambio de derechos para extraer mineral de hierro JACK GUEZ AFP/Archivos
4 min
Anuncios

Ginebra (AFP)

Después de siete años de investigación internacional, el magnate franco-israelí de diamantes Beny Steinmetz comparece este lunes en Ginebra bajo acusaciones de corrupción relacionadas con acuerdos mineros en Guinea.

La vista comienza a las 08H00 GMT ante el tribunal penal de Ginebra y el veredicto se emitirá dentro de dos semanas.

A los 64 años, el empresario y comerciante de diamantes, consejero del grupo Beny Steinmetz Group Resources (BSGR), activo en recursos naturales y bienes inmobiliarios, rebate las conclusiones de la fiscalía de Ginebra que le acusa de "corrupción de agentes públicos extranjeros y falsificación en los títulos".

Todo se remonta a finales de los años 2000, cuando el gobierno guineano del expresidente Lansana Conté, poco antes del fallecimiento del mandatario en 2008, despojó al grupo angloaustraliano Rio Tinto de la explotación de uno de los yacimientos de hierro más importantes del mundo, en Simandou, Guinea, en beneficio de BSGR.

Según la fiscalía de Ginebra, se alcanzó entonces un "pacto de corrupción" entre Beny Steinmetz y sus representantes en Guinea y Lansana Conté y su cuarta esposa, Mamadie Touré.

Los presuntos sobornos ascenderían a unos diez millones de dólares (8,2 millones de euros).

"Declararemos (su) inocencia", dijo a la AFP su abogado Marc Bonnant.

Se juzga a Beny Steinmetz junto con otros dos acusados, entre ellos el francés Frédéric Cilins, quien fue condenado a penas de cárcel en Estados Unidos en 2014 por este caso.

- ¿Esposa o amante? -

Mamadie Touré prestará declaración durante el juicio como testigo el 13 de enero.

"Es el personaje clave en este caso, pero es poco probable que Mamadie Touré asista al juicio en persona. Actualmente vive en Estados Unidos, donde disfruta del estatus de testigo protegido", afirmó a la AFP la portavoz de la oenegé suiza Public Eye, Geraldine Viret, quien en 2013 publicó un organigrama muy complejo de BSGR.

La defensa alega por su parte que Beny Steinmetz "nunca pagó un céntimo a la señora Mamadie Touré", y asegura que no era la esposa del presidente Conté, sino una amante sin influencia alguna.

La defensa también critica la forma en la que el exfiscal Claudio Mascotto, encargado del caso, llevó a cabo la investigación y le acusa de haber viajado a Israel sin mencionarlo en el expediente.

El año pasado se rechazó una solicitud de recusación de Mascotto. Un dúo de fiscales, Yves Bertossa y Caroline Babel Casutt, retomaron el caso.

- "Maldición" -

"Este caso es una triste ilustración del problema de la maldición de los recursos naturales: es decir que un país tan rico en materias primas como la República de Guinea siga preso de una pobreza extrema y paradójica", explicó Viret, de Public Eye.

Además, dijo, "el caso Steinmetz ilustra los estragos de la opacidad cuando los grupos la utilizan para conseguir beneficios gigantescos a expensas de los países pobres".

En 2013 Beny Steinmetz declaró en una entrevista a un periódico francés que invirtió 170 millones de dólares (139 millones de euros) en esta mina, antes de revender el 51% en 2010 al grupo brasileño de materias primas Vale por 2.500 millones de dólares (2.000 millones de euros), o sea casi 30 veces más. Una transacción calificada por algunos medios de comunicación como "el golpe del siglo".

Tras ser elegido en 2010, el nuevo presidente, Alpha Condé, lanzó una revisión de todos los permisos de explotación minera otorgados por su predecesor Lansana Conté (1984-2008) y anuló, entre otros, los derechos de BSGR en 2014.

Después de años de batalla, Beny Steinmetz y la nueva Presidencia de Guinea llegaron a un acuerdo en 2019 que estipula que BSGR renuncia a los derechos de Simandou a cambio del abandono de los cargos de corrupción.

Este arreglo no puso fin sin embargo al juicio emprendido por la fiscalía de Ginebra.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.