Saltar al contenido principal
Reino Unido - UE

Por qué el Brexit amenaza la prosperidad de la ‘City’ de Londres

Dos personas cruzan un puente sobre el río Támesis con los rascacielos de la City al fondo, el 31 de diciembre de 2020 en Londres
Dos personas cruzan un puente sobre el río Támesis con los rascacielos de la City al fondo, el 31 de diciembre de 2020 en Londres Niklas Halle'n AFP
Texto por: RFI
3 min

Desde que los británicos decidieron abandonar la Unión Europea (UE), los europeos han estado fantaseando con una transferencia masiva de las actividades del distrito financiero londinense al continente. El éxodo de los servicios financieros no se ha producido, pero en este primer día de Brexit, los mercados de Londres siguen haciéndose muchas preguntas acerca de su futuro.

Anuncios

Por Dominique Baillard

El tema ha sido dejado de lado en las conversaciones de divorcio. El primer ministro Boris Johnson ha preferido concentrarse en los reclamos de los pescadores, una causa que es económicamente insignificante, pero política y electoralmente mucho más rentable que la de los agentes de bolsa. Sin embargo, las finanzas juegan un papel sustancial en la economía británica. La City es uno de los centros financieros más grandes del mundo.

Entre su gama de servicios se encuentra el mayor mercado de cambio, en el que se compran y venden divisas. Emplea a más de un millón de personas en Londres y su facturación representa el 7% del PIB británico. Sus principales clientes están en los 27 estados miembros de la Unión Europea. Por eso el futuro de los servicios financieros británicos es de crucial importancia a ambos lados del Canal.

Pragmatismo de la UE

Bruselas se ha negado a conceder el famoso pasaporte financiero que habría permitido la continuidad de las actividades, y da equivalencias a cuentagotas para cada actividad, según su criterio. La City sólo ha obtenido dos por el momento, mientras que la Bolsa de Nueva York tiene unas veinte equivalencias de este tipo. Ante esta intransigencia, la Autoridad de los Mercados Financieros británica ha anunciado que los participantes de la City podrían utilizar las plataformas europeas para el mercado de valores denominados en euros y, desde ayer, también para los swaps, productos financieros que permiten jugar con la diferencia de los tipos de interés.

La City espera encontrar un acuerdo en los próximos meses para llevar a cabo estas transacciones en las bolsas de EE.UU.. Detrás de esta posición tan dogmática y política, la Comisión es en realidad mucho más pragmática porque las bolsas continentales no tienen actualmente ni la capacidad ni la tecnología para llevar a cabo una serie de tareas que son esenciales para el buen funcionamiento de las operaciones financieras que las empresas europeas pueden necesitar.

Sin las equivalencias deseadas, ¿el comienzo del declive?

Sus actividades podrían migrar gradualmente al continente. Parte de los activos bancarios ya han sido transferidos a Frankfurt. Si esta hemorragia continúa, la City podría vacilaría porque las actividades financieras generalmente prosperan donde está el dinero. Hasta ahora sólo se han transferido 10.000 puestos de trabajo al continente.

No se puede decir que los días de la City estén contados en un futuro próximo. Londres ya está trabajando para encontrar otras oportunidades, en finanzas verdes o fintechs. También podría desregular sus mercados para atraer más capital. Una opción que no está exenta de riesgos para la economía británica. Si los mercados se sobrecalientan o se desploman, cuanto mayores sean los volúmenes de comercio, más devastadoras serán las consecuencias para la economía real.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.