Saltar al contenido principal

Los grupos proiraníes de Irak esperan aprovechar el triunfo de Biden

3 min
Anuncios

Bagdad (AFP)

La elección de Joe Biden en Estados Unidos marca una posible distensión con Irán, potencia muy presente en Irak, una posibilidad que es celebrada por las facciones iraquíes aliadas de Teherán, pero que preocupa a militantes y responsables por temor a un aumento de la influencia iraní en su país.

"El mandato de Donald Trump ha sido un período de destrucción muy negativo", asegura de entrada Mohamed Mohie, portavoz de las brigadas del Hezbolá, la facción chiita proiraní más radical de Irak.

Pero en el campo adversario, crítico con el poder iraquí y con su "padrino" iraní, cunde el temor. "Los mismos que gritaban 'muerte a Estados Unidos' felicitan hoy a Biden como a un viejo amigo", se queja Yusef, un bloguero que participó en la revuelta lanzada en octubre de 2019.

Pero para las brigadas del Hezbolá y para todos los partidarios de Irán en Irak, Donald Trump cometió "el peor de los crímenes" al ordenar el asesinato del poderoso general iraní Qasem Soleimani y de su lugarteniente iraquí.

Después de este ataque llevado a cabo en enero mediante un dron, el Parlamento iraquí votó la expulsión de los soldados estadounidenses desplegados en Irak, a lo que Washington respondió con una serie de sanciones y la amenaza de cerrar su embajada. Esta situación puso en aprietos al primer ministro, Mustafá al Kazimi, considerado más cercano a Estados Unidos que a los iranies.

"Esperamos que la nueva administración (de Biden) va a resolver esto, poniendo fin a la crisis y retirando sus tropas", afirma a la AFP Mohie.

- ¿"Nueva oportunidad"? -

Tras las enormes tensiones que a principios de año hicieron temer un conflicto abierto en Irak entre los enemigos iraní y estadounidense, "la victoria de Biden es una nueva oportunidad para el mundo de dirigirse hacia la estabilidad y el diálogo", opina Jamis al Janjar, un influyente diputado sunita iraquí.

Aunque Joe Biden no ha revelado aún su política extranjera, está lejos de ser un desconocido en Irak, país de mayoría chiita igual que el vecino Irán.

Biden votó en favor de la invasión estadounidense de Irak en 2003. Y en Irak nadie olvida su proposición en 2006 de dividir el país en tres regiones autónomas chiita, sunita y kurda.

El presidente iraquí, el kurdo Barham Saleh, lo conoce desde hace tiempo y lo calificó el sábado de "amigo" y de "socio de confianza".

Pero en los círculos del poder, la elección de Joe Biden, exvicepresidente de Barack Obama, suscita preocupación. ¿Permitirá a los pro-Irán ganar más influencia, a diferencia de Trump que ejercía la "presión máxima"?

- "Imprevisible" -

Una cosa es segura, y es que sean cuales fueren las intenciones del presidente electo, los pro-Irán "van a sentir que les crecen las alas", aseguran varios responsables.

En la plaza Tahrir de Bagdad, donde siguen produciéndose modestas manifestaciones contra el poder, "no vemos en qué cambiaría la política (de Estados Unidos) aunque cambie el presidente", asegura Abu Saad, de 74 años.

Saad habría preferido una reelección de Trump, probablemente por sus posiciones intransigentes ante Irán.

Para Zineb, de 43 años, Irak necesita ayuda. "Atravesamos una crisis económica y política, y tenemos elecciones" legislativas previstas en 2021.

De momento, advierte Mohie, Donald Trump es aún presidente por más de dos meses. "Actúa de forma imprevisible y podría decidir atacar a nuestros jefes"

En el gobierno, dos responsables aseguran que una "lista de sanciones" contra intereses iraníes en Irak está ya lista y que Trump "va a aplicarla con rapidez".

"No me imagino una campaña militar, pero nada me sorprendería" dice uno de ellos

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.